Estadísticas diarias
  • 130642Total de lecturas:
  • 5Lecturas hoy:
  • 189Lecturas ayer:
  • 562Lecturas última semana:
  • 1201Lecturas por mes:
  • 90831Total de visitas:
  • 5Hoy:
  • 30Ayer:
  • 331La semana anterior:
  • 765Visitantes por mes:
  • 47Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
Mes: enero 2012
O nos salimos del euro o forzamos la creación de un verdadero Estado Europeo Federal - enero 12, 2012 por Agustín Barahona

O nos salimos del euro o forzamos la creación de un verdadero Estado Europeo Federal.

La segunda parte del título es mi propuesta (pues sólo un verdadero Estado Jurídico acabaría con las oportunistas pugnas internas de baja estofa que ahora mismo tiene Europa en su seno). La primera pertenece a un interesante artículo de D. Vicenç Navarro, Catedrático de Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra del que cito lo siguiente (la negrita y cursiva son mías):

«Estamos viendo durante estos años de crisis el intento más intenso y masivo por parte de las autoridades de la eurozona […] así como del Fondo Monetario Internacional (FMI) de debilitar [….] el mundo del trabajo, la protección social y el Estado del bienestar. […] La generalización de tales medidas en la mayoría de países de la eurozona se presenta como un indicador de su […] necesidad de que se lleven a cabo para salir de la crisis. […] tales medidas no sólo no están contribuyendo a la salida de la crisis y de la recesión, sino que la están empeorando […] el único sector que podría estimular la economía es […] el gasto público. De ahí que la reducción de tal gasto público sea un gran error, pues imposibilita la salida de la crisis. […] están utilizando esta situación de enorme crisis (acentuándola incluso) a fin de forzar con mayor contundencia lo que […] la banca y las grandes empresas transnacionales [..] siempre han deseado: debilitar al mundo del trabajo y al Estado del bienestar. […] El Banco Central Europeo supedita [sus] ayudas –en forma de compra de deuda pública– a que [se] hagan reformas que claramente debiliten el mundo del trabajo […] y reduzcan sus estados del bienestar […] medidas que tienen muy poco que ver con la génesis de la crisis o con la salida de ella. El argumento […:] que aumentarán la competitividad de la economía [de Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España] y con ello aumentarán las exportaciones, que debieran ser el motor del crecimiento económico y la salida de la crisis. [… pero] el mayor problema que tienen estos países no es ni su inexistente elevado gasto público, incluido el social (que es de los más bajos de la UE), ni la falta de competitividad (las exportaciones han continuado creciendo en España durante la crisis), sino su escasísima demanda. Esta situación […] Condena a varias generaciones a un futuro miserable. De ahí que debiera considerarse […] la salida de España del euro. […] no necesariamente peor que lo que se predice para los próximos diez y quince años. […] Argentina en 2001, tras romper la paridad con el dólar y las políticas impuestas por el FMI […] recuperó su propio control del valor de la moneda y de su Banco Central, permitiéndole en tres años que su PIB fuera ya el que existía antes de la crisis […] Letonia […] siguió las políticas que está imponiendo el FMI y hoy su PIB es un 20% inferior al que tenía al iniciarse la crisis. Es importante que para el bien de las clases populares se inicie un debate en España sobre los excesivos costes de pertenecer al euro, y de los que la población parece ser ya consciente

Agustín Barahona

De cómo es posible que el PP vaya en contra de lo que parecían sus “principios” - enero 12, 2012 por Agustín Barahona

De cómo es posible que el PP vaya en contra de lo que parecían sus “principios”.

El PP sabía, necesariamente, el déficit real, ya que el porcentaje mayor del mismo estaba generado por las autonomías, en cuya mayoría gobernaba desde mayo. Por otra parte, el PSOE, como gobierno, también lo sabía, pero teniendo que sostener ante Europa y el mundo que el déficit era menor –según los criterios del PSOE– y viendo que el PP no declaraba el real a pesar de que lo sabía, sino que decía estar más o menos de acuerdo en las cifras oficiales que el PSOE mismo declaraba –aparentemente por los mismos motivos, es decir, por una no declarada coherencia nacional ante el resto del mundo–, imagino que tenía la esperanza de que el PP fuera a asumir social y continuativamente el engaño del PSOE porque pensaban que igual los dirigentes del PP creían como ellos que declarar el déficit real era un perjuicio nacional que daría al traste con la credibilidad y las empresas españolas (de hecho el PSOE sugirió más de una vez eso mismo amenazadoramente al PP pidiéndoles que había que ser “responsables”). Y hasta es muy posible que en las conversaciones privadas entre gobierno y oposición ése haya sido todo el tiempo el discurso mantenido. Este escenario, según lo entiendo, es el que puede haber mantenido el equilibrio entre los falsarios.

Sin embargo, parece ser que los planes del PP eran muy otros y que tenía pensado desde el principio hacer lo que ahora está haciendo y seguirá haciendo, de lo cual formaba parte fundamental la previa campaña de declaración de que las subidas de impuestos y demás medidas que ya intentaba muy torpemente el PSOE poner en marcha eran un error, habiendo ya pergeñado que esas declaraciones de oposición contrariante les conducirían al éxito en las elecciones y que una vez gobernando les bastaría decir que el PSOE les había engañado para así poder justificar la esquilmación que se iba a continuar acometiendo sobre el grueso de la población. Esto es así porque, probablemente también, el PP sabía que esa imagen aparentemente tan necesaria de credibilidad de los mercados internacionales en España no depende tanto de que podamos demostrar que vamos a cumplir los objetivos del déficit falsificando datos –algo completamente estéril en un mundo como en el que vivimos donde es fácil que todo se sepa– como de que seamos capaces de publicar los datos reales y demostrar que con una política de austeridad y mano (extremadamente) dura –posible con una mayoría absoluta– somos capaces de conseguir “cualquier cosa”. Incluso a costa de acabar con logros sociales perfectamente sostenibles mientras se sigue ostentando que los que tienen más dinero como fruto de esquilmar a los demás continúan siendo intocables e intocados, sin aplicar jamás una política de ejemplaridad y proporcionalidad donde quienes tengan que ser solidarios sean los políticos con nosotros y no nosotros con ellos (!).

Manejar datos más o menos reales y demostrar un control salvaje del déficit sí da credibilidad, claro, pero a costa de pedir gratuítamente y sin ninguna garantía de provecho para los ciudadanos españoles que nos inmolemos voluntariamente en no se sabe bien qué altar en beneficio de no se sabe bien qué “santo”, mientras los políticos siguen enriqueciéndose a nuestra costa y ante nuestros ojos sin ningún pudor, sin despeinarse siquiera por evitar ostentarlo. Y me da la impresión de que los ciudadanos españoles no estamos muy por la labor de ese tipo de pirosacrificios a lo bonzo en beneficio y favor exclusivo de quienes, merced a un determinado sistema politico y social que no desean cambiar –lo que garantiza la perpetuación de todos estos problemas–, nos han llevado a esta lamentable situación: los políticos.

No sé qué os parece, pero me da la impresión de que, dados los hechos y a la espera del análisis de nuevos datos, la interpretación provisional de los mismos, a día de hoy, puede ir por estos senderos.

Agustín Barahona

Bernstein dirigiendo ‘por la cara’ :-) - enero 9, 2012 por Agustín Barahona

Esto es lo que yo llamo dirigir “por la cara” 😉

Leonard Bernstein dirigiendo “sin manos”, con gestos faciales 😉 – YouTube.

« old entrys