Estadísticas diarias
  • 130642Total de lecturas:
  • 5Lecturas hoy:
  • 189Lecturas ayer:
  • 562Lecturas última semana:
  • 1201Lecturas por mes:
  • 90831Total de visitas:
  • 5Hoy:
  • 30Ayer:
  • 331La semana anterior:
  • 765Visitantes por mes:
  • 47Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
Mentiras democráticas - (1-noviembre-2017 por Agustín Barahona)

«El problema que llevan asociado todas las modernas y mal llamadas democracias, sin entrar ahora en muchas profundidades, es que tienen patente de corso para mentir democráticamente en absolutamente lo que se desee, porque si una ley intenta formalizar y aclarar los límites que la lógica y el sentido común deberían imponer de modo natural al significado de esas supuestas libertades entonces dicha ley es automáticamente considerada restrictora fascista de la libertad y de las libertades.

Estamos ahora comprobándolo día a día no ya con la creación de nuevas regulaciones sino con la aplicación de normas que están y han estado siempre en la Constitución Española y que yo estudié cuando era adolescente, aunque pareciera que de repente el pueblo español nunca hubiera asistido al colegio o al instituto y las hubiera descubierto ahora por primera vez.

Aunque España no es en esto ninguna excepción.

Es una trampa mortal que antes o después –mejor ***ya***— debemos resolver si no queremos acabar con una importante parte de la población mundial completamente idiotizada por la falta de formación científica y por la abundancia de propaganda enajenante.» [Agustín Barahona]

Anacronía de los religiosos en el mundo moderno - (31-octubre-2017 por Agustín Barahona)

Ángeles flotando en amarillo pintura al óleo | Christian Seebauer

No hay nada más anacrónico y ridículo que un creyente en un mundo donde no hace falta ningún dios para explicar nada.

«Suele haber dos tipos de, por así llamarlos, creyentes: los místicos y los religiosos y sólo los últimos son peligrosos.

Los primeros actúan solos y adaptan constantemente los conocimientos científicos a su percepción de lo esencial incognoscido sabiendo que no es ni será nunca incognoscible por mucho que las limitaciones humanas de diversa índole dificulten su entendimiento; y los segundos son gregarios, reciben lo que la ciencia desmiente a la religión como un ataque personal y apenas lo único que en la vida hacen y que los caracteriza es decir amén a lo que unos manipuladores les digan que es la realidad porque se lo dijo dios mientras se emocionan por ese falso y artificial privilegio que les fabrican ad hoc sus propios charlatanes.» [Agustín Barahona]

Me emocionaba escuchando a Albert Boadella hablar, hasta que… - (28-octubre-2017 por Agustín Barahona)

«Escuchaba una conferencia expuesta por el genial dramaturgo Albert Boadella acerca del tema catalán por el que un numeroso público le pregunta con interés estos días tan revueltos. Me estaba emocionando progresivamente más y más al escucharle coincidir conmigo no sólo punto por punto en todo nuestro análisis sobre el malhadado fenómeno catalán, sino incluso en cuáles puntos de entre todos son los que son los absolutamente relevantes para caracterizar perfectamente la problemática de modo que en el presente o en el futuro cualquiera pueda comprenderla. ¡Hasta en los ejemplos didácticos que ponemos! :-O Y me emocionaba y sorprendía con creciente estupor porque, aunque siempre lo he respetado y seguido como actor y dramaturgo,… ¡en mi vida he hablado con Albert Boadella ni he seguido su pensamiento acerca del particular!

Parecía como mágico, no sólo por la particular forma de Boadella de contarlo todo, siempre con sanos toques humor adornando el relato –a veces porque lo que contaba era en sí mismo hilarante y a veces porque con un impecable savoir faire él sabía cómo presentarlo así a pesar de ser trágico–, sino porque me parecía excesiva tanta cantidad de coincidencias sin que nuestros pensamientos se hayan podido cruzar nunca… hasta que de repente me dí cuenta de que el fenómeno era muy otro.

¿Qué me estaba pasando?

Intentaré sintetizarlo 🙂

Todas las personas que necesitamos vivir exclusivamente de la realidad –para con justicia y eficiencia criticarla, defendernos de ella y mejorarla– tendemos tanto a documentarla muy crítica y exhaustivamente como a coincidir con el tiempo en nuestro análisis sobre la misma por el hecho tan simple de que la realidad es sólo una y las fantasías, las irrealidades fruto de la ignorancia o el extravío, sin embargo son múltiples y virtualmente infinitas. Por lo tanto, es elemental, ¡no tiene nada de meritorio o mágico el que dos personas coincidan en que 2+2 son cuatro, porque además es muy fácil de demostrar, como tampoco lo tiene el que quien se equivoque en el cálculo lo haga cada vez con un número distinto!

Pero debo decir, no obstante, que después de mi puntual y modesto descubrimiento y reflexión personal volví a concentrarme y seguí emocionándome con el relato inteligente y mordaz de Boadella. Y también, y aún más importante, debo decir que, sobre todo, descubrir que el fenómeno no era mágico no dejaba de hacerlo poéticamente encantador sin quitar ni un ápice a la sensación de alivio que te aporta el ver que, con los años y la pérdida de las ruidosas y a veces espesas nieblas de variada naturaleza que confunden el pensamiento, vas coincidiendo cada vez más y más con personas sensatas que pueden demostrar que lo son y cuya supervivencia depende de la sensatez de no negar jamás lo que es racionalmente innegable.» [Agustín Barahona]

« Entradas antiguas · · · Entradas nuevas »ogtzuq