Si es verdad que no hay dinero “ni para pensiones justas”…

Los primeros de los que hemos de prescindir son los miembros del gobierno y sus adláteres vampirescos de nuestros recursos. Sólo una unidad por categoría y función.