Estadísticas diarias
  • 163857Total de lecturas:
  • 109Lecturas hoy:
  • 180Lecturas ayer:
  • 940Lecturas última semana:
  • 1912Lecturas por mes:
  • 111522Total de visitas:
  • 68Hoy:
  • 146Ayer:
  • 726La semana anterior:
  • 1491Visitantes por mes:
  • 94Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
A menudo la Originalidad no es innovación sino… - septiembre 9, 2018 por Agustín Barahona
idea
«A menudo la originalidad no es innovación sino ignorancia en quien la juzga» [Agustín Barahona]
Es mentira que el Arte rompa reglas… - abril 9, 2018 por Agustín Barahona

 

Agustín Barahona«Es mentira que el Arte rompa reglas: las desarrolla, o no podría comunicarse» [Agustín Barahona]

La felicidad ¿existe realmente? - abril 13, 2017 por Agustín Barahona

Ser Feliz!!...Agustín Barahona«No se puede buscar algo si no se sabe lo que es, pero menos aún si no sabemos realmente si hay que buscarlo. Así pues, el primer paso es preguntarnos a nosotros mismos ¿qué es la felicidad para mí? ¿Es alegría? Si se puede estar alegre sin ser feliz… No, no es alegría, pero indudablemente la felicidad puede provocarla. ¿Entonces… qué es la felicidad? Si para cada persona la felicidad es algo distinto entonces la felicidad no existe objetivamente como ente concreto o noúmeno, que diría Kant, sino como fenoúmeno. Es decir, es un fenómeno o el resultado o manifestación de algo, habitualmente durante breves momentos. La felicidad no es más que un estadio puntual resultante de contrastar en un determinado momento nuestras expectativas vitales con lo que ya ha sido hecho real de las mismas, es decir, con lo realizado. Ser feliz es por tanto una especie de conocimiento y emoción instantáneos fruto de contrastar instintiva o intuitivamente el grado de realización, de realidad, que tenemos o que hemos obtenido al respecto de nuestros propios sueños y aspiraciones. Y por eso la felicidad es distinta para todo el mundo, aunque tenga como base común la sensación de satisfacción profunda con aquello que esencialmente se tiene en ese preciso momento en que la conciencia lo capta como si fuera una revelación. Por eso los Grandes Seres Humanos han solido siempre decir y mostrar que sólo es feliz permanentemente quien, viviendo permanentemente en todo su ser en un estado de equilibrio y armonía dinámica trascendentes, permanentemente nada espera, pues quien nada espera ya nada necesita hacer real, porque lo tiene Todo» [Agustín Barahona]

« old entrys