Estadísticas diarias
  • 126344Total de lecturas:
  • 21Lecturas hoy:
  • 173Lecturas ayer:
  • 1773Lecturas última semana:
  • 3894Lecturas por mes:
  • 87711Total de visitas:
  • 19Hoy:
  • 134Ayer:
  • 1116La semana anterior:
  • 2653Visitantes por mes:
  • 157Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
Lo único que le falta a la pública - septiembre 6, 2017 por Agustín Barahona


«Lo público, siendo fundamental e imprescindible en la sociedad española y en la sociedad moderna en general, tiene en España un problema en sanidad y educación: que los gerifaltes de la administración que dirigen la pública en su inmensa mayoría demuestran día a día no tener ni idea de lo que dirigen y ser unos ineptos que ***no saben reconocer a la gente de valía que tienen entre las manos*** para poder hacer buen uso de dichos valores. Por eso la partida a ese respecto, y mientras no se enmiende el error, estará siempre ganada por lo privado, dado que para ellos es fundamental el poder hacerse con los mejores profesionales y lógicamente tienden a especializarse en detectarlos eficazmente. Si la pública estuviera dirigida por gente profesional especialista otro gallo cantaría, porque la profesionalidad y el buen hacer ***ya existen*** garantizados en cualificación y excelencia por unas muy difíciles oposiciones y una necesaria actualización constante de los profesionales para poder ser eficaces, cosa que no ocurre con los jefes administrativos» [Agustín Barahona]

Véase también:

El pasado miércoles 9 de agosto puse fin, tras 22 años y 7 meses (y estando aún en el ecuador del desarrollo de mi carrera profesional) a mi trayectoria laboral como cirujano en l

Origen: Mi adiós a la Sanidad Pública | Diario Sur

Nurseriously. Historias de un enfermero en Londres: Enfermería española: ¿la mejor enfermería del mundo? - enero 29, 2017 por Agustín Barahona

Enfermeras españolas en el Hospital Universitario de Erlangen, en Alemania

¿Es cierta la frase de “Es que a los enfermeros españoles se los rifan en Reino Unido (y en el mundo)”?

Origen: Nurseriously. Historias de un enfermero en Londres: Enfermería española: ¿la mejor enfermería del mundo?

FALACIAS MARRULLERAS: «Algo no es peligroso porque no hay peligro inminente» - enero 28, 2017 por Agustín Barahona

Música en llamas — Foto de Stock

«Hablaremos sólo en términos coloquiales para que todo el mundo nos entienda.

En los debates sobre estado de edificios, una de las falacias básicas que usan algunos es decir que en un edificio marcado por la Inspección Técnica de Bomberos como no cumplidor de prácticamente ninguna de las obligaciones básicas contra-incendios “no hay un riesgo inminente”, lo cual es cierto, no lo hay “inminente”, porque mientras no esté en llamas el edificio o fracturándose la estructura no lo hay, por definición.

La catalogación de riesgo inminente, catalogación que pertenece a una escala graduada que usa el Cuerpo de Bomberos, no es lo que determina que algo sea peligroso o no, determina sólo lo que se denomina la necesidad de “acción inmediata“, ¡que nadie os engañe! Las relaciones causa efecto pueden producirse en cuestión de milésimas de segundo y pasar de una situación de peligro latente, como es el caso que describimos, a peligro inminente, lo que hace darse cuenta a cualquier persona con dos dedos de frente de que el propio peligro latente es en sí mismo grave y que, en suma, lo único que debe importar es si hay o no peligro, independientemente de la catalogación de estado del edificio que se describa en un momento dado. Porque NO DEBE HABER PELIGRO ALGUNO EN NINGÚN GRADO.

Algo es peligroso cuando del informe de Bomberos así se colige, como es el caso que tratamos en este ejemplo, y como era el caso de los trágicos Alcalá 20 y Madrid Arena, donde tampoco había peligro inminente y por eso ocurrió lo que ocurrió. Y un informe de las características que tratamos en este ejemplo implica necesariamente el cierre INMEDIATO del edificio hasta que se acometan las reformas que hagan que deje de ser peligroso, si esto es posible –y si no, debe ser derruído–, porque sabiendo que es peligroso no se puede admitir ni un segundo más ni siquiera la hipótesis de que alguien pueda estar allí dentro. Es una cuestión de humanidad e inteligencia básicas.

Además, no se puede admitir ninguna otra cosa, porque cualquier edificio para que pueda estar abierto y en funcionamiento debe ajustarse completamente a la legalidad vigente y ninguna persona de bien puede admitir nada inferior a eso, pues es el mínimo con el que se debe contar en un Estado de Derecho: la completa legalidad.

Es el clarísimo término “inminente” lo que es foco semántico de esa expresión y el truco que usan estas gentes falaciosas marrulleras con que abrimos esta serie de artículos. Pero lo que la gente honesta debe determinar no es si hay “riesgo inminente”, sino sólo si hay riesgo. Y en una situación como la descrita lo hay, en una escalofriante medida.

Es idéntico caso al de las mujeres maltratadas: como no hay “peligro inminente”… son asesinadas.

« old entrys