Estadísticas diarias
  • 307764Total de lecturas:
  • 92Lecturas hoy:
  • 70Lecturas ayer:
  • 909Lecturas última semana:
  • 397Lecturas por mes:
  • 210286Total de visitas:
  • 42Hoy:
  • 59Ayer:
  • 482La semana anterior:
  • 249Visitantes por mes:
  • 63Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
Mes: octubre 2015
Cáncer: Los tumores «eligen» a qué órgano irá la metástasis - octubre 29, 2015 por Agustín Barahona

Cáncer: Los tumores eligen a qué órgano irá la metástasis. Una investigación desvela que los tumores eligen a qué órgano irá la metástasis

¿Preparados, «listos»?, ¡ya! ;-) - octubre 29, 2015 por Agustín Barahona

«El parlamento catalán se prepara para la próxima embestidura [sic]» [Agustín Barahona]

¿CUALQUIERA PUEDE SER RELIGIOSO? - octubre 7, 2015 por Agustín Barahona

«No.

Uno ha de ser capaz de no hacer(se) preguntas y entregarse por completo a lo que quiera que te digan tus directores religiosos que es la verdad revelada. De hecho, esto se usa como prueba para ver si eres de naturaleza religiosa. Es una especie de costumbre «inducida» o, más bien, «requerida» –se intenta inducir pero sólo funciona con los que consienten–. En pocas palabras, es imprescindible para poder ser religioso el no hacer ni hacerse preguntas, o de otro modo no puedes cuajar como tal.

Por eso la mayoría de las religiones del mundo han incluído en su nombre o definición algún concepto de sumisión o entrega sin preguntas, porque es conditio sine qua non para poder ser persona religiosa y para que el engaño pueda sostenerse; y generalmente es el modo de detectar a dichas personas religiosas, ya que no todo el mundo acepta ser servil. Islam, por ejemplo, es un nombre factitivo del verbo árabe salama y viene a significar «sumisión». No puedes ser musulmán (participio verbal del mismo verbo), «sumiso», si no tienes ese rasgo en tu personalidad (el problema es que cuando vives en un país que te obliga a serlo no tienes otra opción).

Recordad también que el símbolo de rezar se acompaña en el cristianismo y otras religiones siempre con las manos juntas, pues era antiguamente el símbolo de sumisión, y es lo que al hacerlo se quería manifestar con ello, porque era el modo en que se mostraban los prisioneros, con las manos atadas ante su dueño.» [Agustín Barahona]

Por meses