Estadísticas diarias
  • 325843Total de lecturas:
  • 82Lecturas hoy:
  • 115Lecturas ayer:
  • 756Lecturas última semana:
  • 3206Lecturas por mes:
  • 220095Total de visitas:
  • 32Hoy:
  • 59Ayer:
  • 531La semana anterior:
  • 2100Visitantes por mes:
  • 71Visitantes por día:
  • 1Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:

Categoría: Didáctica

Cuestiones relacionadas con los programas y métodos de enseñanza

¿LOS DOCENTES NO DEBEMOS «VIOLENTAR» LA IGNORANCIA DE LOS ALUMNOS CORRIGIENDO AFABLE Y PACIENTEMENTE LO QUE HACEN MAL? - noviembre 25, 2022 por Agustín Barahona

SIEMPRE ME HA PASADO COMO A LOS BANCOS, QUE A MENUDO «NO HE DADO CRÉDITO»

«Durante mi larga carrera en mi faceta de docente me he encontrado con todo tipo de actitudes inconcebibles por parte de alumnos, padres de alumnos, equipos directivos y personas con nómina de profesor. Estaba ahora guardando unos antiguos papeles –que al principio custodiaba en una carpeta llamada inicialmente «rarezas» y que con el tiempo fué convirtiéndose en simplemente «papeles del trabajo»– y he podido recordar algunos de esos episodios de difícil calificación.

Quizá uno de los que en su momento más perplejo me dejó fue cuando una madre de un alumno vino a decirme que mi razonada, paciente y estructurada docencia «violentaba la ignorancia de su hijo» [?] en lugar de «transicionarla poco a poco a lo correcto, a la verdad». Literalmente.

Cuando de inmediato le contesté que si lo que quería decirme es que no debía enseñar qué era lo correcto, sino alguna otra cosa intermedia, me respondió –visiblemente azarada y sorprendida por la única, logica y consecuente respuesta que podía ofrecerle–: «eso tiene que saberlo usted que es el profesor» [!!!].

Fue la primera vez que pude comprobar que realmente podía producirse tanta incoherencia junta en el discurso de una sola persona. Hasta entonces si me hubieran contado que esa posibilidad podía darse en una persona aparentemente formada no hubiera podido creérmelo. Lo peor fue que esta madre se me presentaba en la propia conversación a sí misma como «Doctora en Pedagogía» por una unversidad española, comprobando yo posteriormente que así estaba titulada [!!!]

Vivir para ver.»

[Agustín Barahona]

LO QUE LA GENTE ENTIENDE EQUIVOCADAMENTE POR «DEBATE» - octubre 21, 2022 por Agustín Barahona

En este texto que sigue puede verse con claridad qué entiende equivocadamente el ciudadano medio por «debate» debido, originariamente, a la mala influencia de los medios de comunicación y a la consiguiente mala praxis diaria siguiendo el mal ejemplo y el caos conceptual.

En cuanto esta persona vió que había hecho pública su petición quedó claro que no pretendía realmente contrastar ideas para mejorar sus conocimientos, pues esto que sigue en formato de cita es lo que me respondió y detrás lo que yo le respondí.

«Estimado amigo, lamento mucho que no haya entendido usted nada de mi propuesta. Aunque tal vez haya sido yo quien no se ha explicado con la suficiente claridad. En cualquier caso le agradezco que me haya contestado. Un cordial saludo.»

Mi respuesta inmediata:

«Estimado Xxxxxxx, es porque he entendido completamente lo que usted ha dejado por escrito en su propuesta por lo que, precisamente, le he respondido lo que le he respondido. Pero comprendo –precisamente porque comprendo su propuesta–, que no quiera usted hacerlo en público y con ello tener la oportunidad de que más gente pueda ayudarle y que nuestra conversación pueda ayudar a otros. Un cordial saludo».

Esta persona, a pesar de lo que me dijo, siguió escribiéndome, lo que confirmó completamente lo que pensaba, añadiendo ahora que me doy cuenta de que tiene miedo a exponer sus ideas bajo su nombre, por lo cual no debe de estar muy seguro de ellas.

Copio su texto e intercaladamente mi respuesta.

«Buenos días Agustín. Presumo que debe usted ser joven vista su afición por debatir. Si relee mi primer mensaje vará que yo le proponía CONTRASTAR ideas, es decir DIALOGAR, buscar fortalezas y debilidades a las ideas y conocimientos, eso si enriquece.

«Se equivoca, amigo, de arriba a abajo. Lo de joven es relativo. Pero todo lo otro no lo es. Debatir es precisamente una forma de diálogo que sirve para contrastar las ideas siguiendo las reglas de la lógica y la capacidad de verificar lo aducido como hechos. Es básicamente lo que se hace o debería hacerse en cualquier sala de justicia, donde lo que se dirime es tan importante que requiere sine qua non de este método por su fidedignidad y eficacia en conseguir la verdad.»

El debate es confrontación, lucha.

«Dialogar para contrastar ideas es precisamente lo que es, luchar dialéctica, lógica y contrastivamente por ver cuál es la idea correcta a través de una serie de herramientas cuya eficacia tiene miles de años y nos han llevado al culmen de la civilización actual.»

En el debate cada cual busca que prevalezcan sus ideas, incluso aún si ve que está equivocado.

«Lamento que haya usted creído que debatía de ese modo cuando lo hacía. Lo que usted refiere es sólo conferenciar, no debatir. Eso es lo que usted hacía. Usted, por lo tanto, nunca ha debatido.»

En mis 71 años he visto cientos de debates de todo tipo, políticos, científicos, sociales, etc. Jamás en ninguno de ellos se ha dado el caso de que alguien cambiara de opinión, sino que cada cual sale diciendo que sus argumentos han sido los mejores.

«Eso que usted refiere no son debates sino monólogos erísticos o autopropagandísticos, como los que acostumbran a regalar los mal llamados «políticos», por ejemplo. Y disculpe, pero cuando dice «científicos» estoy seguro de que no ha visto nunca un debate real entre auténticos científicos.»

Si el debate lo hace usted en un foro público, donde junto a gente bien formada y educada, existen cantidad de fanáticos ignorantes, un debate en redes se convierte en un circo, donde no suelen faltar las descalificaciones y hasta insultos.

«Cualquiera de mis foros tiene garantizado un trato correcto conforme a las reglas de los debates –que, como usted sabe, presiden mi muro–. Nadie que actúe honesta y eficazmente –es decir, siguiendo las reglas de los debates– puede verse mal afectado en ningún extremo. Además, cualquier trol –es decir quien molesta por no ser honesto y no seguir las reglas de los debates– es expulsado de inmediato sin miramiento alguno, porque eso es precisamente lo que garantiza la calidad de los contenidos. No, amigo mío, parece que usted no ha participado nunca en un debate jurídico o en un debate científico y por eso cree que un debate es cualquier cosa a la que alguien sin la formación adecuada llame debate. Al parecer de-bate de béisbol, por lo que usted dice.»

No amigo mio, en esos debates nadie aprende, ya hice muchos en mi vida, ahora no me interesan, y mucho menos en el circo de las redes.

«No, no ha hecho ninguno, por lo que cuenta. Lógicamente en esos monólogos erísticos y propagandísticos de los que usted habla no se aprende nada más que la cantidad de atropellos a las reglas de los debates perpetran sus participantes.»

A mi edad tengo más intereés por aprender que cuando era joven y creía saberlo todo.

«Lamento este defecto que ha afeado su vida. Lo normal es ser consciente de que por mucho que se sepa nunca se acaba de saber, por lo cual lo que se sabe es infinitesimalmente poco. Yo siempre lo he pensado así de mí mismo.»

Ahora, como decía Descartes, dudo hasta de lo que realmente se.

«Pues es otro defecto que deslustra su biografía, lo siento, porque si realmente sabe una cosa y ésta está contrastada no debería usted dudar de ella sin motivo alguno. Eso es debilidad de pensamiento y, sobre todo, mucho miedo a equivocarse, lo cual es la actitud contraria de cualquier persona que realmente desee saber.»

Entiendo que le apasionen los debates, como también me ocurría a mi siendo más joven,

«Se equivoca de nuevo. No me apasionan, pero me parecen la única herramienta real para poder limar los errores de los conocimientos propios y reflexionar adecuadamente sobre los resultados, mejorando la perspectiva de todos los participantes. Sin debate –con uno mismo o con otros– no puede haber democracia ni, lo que es más importante, conocimiento real y convivencia.»

y aunque con la edad se pierden facultades, a veces se gana en sabiduría.

«Pues si usted ha ganado «sabiduría» ya me adelanta en mucho. Yo no puedo colgarme esas medallas en ninguna solapa, lo siento. No creo que en eso pueda ayudarle, si era lo que buscaba con dialogar conmigo.»

Reciba un cordial saludo y de nuevo le agradezco que me haya contestado. Buen fin de semana.

«Igualmente».

[Agustín Barahona]

Recordad: SÓLO hasta este domingo 22 de julio… – Agustin Barahona - julio 19, 2018 por Agustín Barahona

https://www.facebook.com/Agustin.Barahona.Juan/posts/10216844824103742

CURSO GRATUÍTO DE DEBATE ACADÉMICO:

Tenéis hasta este domingo 22 de julio para daros de alta en el 1er.
Curso de Debate Académico.

Plazas muy limitadas, no dejes que se os adelanten.

http://agustinbarahona.com/foros/cda

« old entrys
Archivos