Estadísticas diarias
  • 307399Total de lecturas:
  • 32Lecturas hoy:
  • 258Lecturas ayer:
  • 1177Lecturas última semana:
  • 32Lecturas por mes:
  • 210056Total de visitas:
  • 19Hoy:
  • 59Ayer:
  • 455La semana anterior:
  • 19Visitantes por mes:
  • 62Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
¿TIENE ALGÚN SENTIDO ATENDER MODERNAMENTE UNA «FILOSOFÍA DE LA MÚSICA» EN VEZ DE SIMPLEMENTE LA «CIENCIA DE LA MÚSICA»? - febrero 19, 2022 por Agustín Barahona

«En nuestro mundo actual, el método científico, que es el que, aunque no nos demos cuenta, seguimos psicológicamente en la elaboración de certezas todos los seres humanos –por eso del estudio de ese proceso se llegaron a establecer las bases del procedimiento correcto en la ciencia–, es el que gobierna todos los ámbitos de extracción y sistematización de conocimiento eficiente con el fin de ser conscientes mejor de la realidad y poder aprovecharla en nuestro beneficio como humanidad.

En este escenario no parece que la filosofía, antigua pariente directa de la ciencia –de hecho el nombre de la ciencia parece haber sido originalmente en los tratados Philosophia Naturalis Scientiae, pero por metonimia terminó por llamársele únicamente con la última palabra—, que le dió origen, tenga ya mucho que hacer, salvo quizá la propia epistemología, que sigue siendo la que determina los mejores caminos para poder adquirir cada vez más un conocimiento más certero en función de los propios avances que en retroalimentación realiza la propia ciencia, epistemología que se ha sistematizado de tal modo que actualmente podría ya ser considerada o bien por derecho propio como una herramienta de la propia ciencia, como lo es la lógica-matemática, o bien como una ciencia del método en sí misma.

En el mundo pragmático actual casi podemos decir que los aspectos antiguamente considerados filosóficos han quedado relegados a los campos que la ciencia habitualmente no estudia por estar ocupada en otras cosas, no que la ciencia no pueda o deba estudiar –como si la filosofía se dedicara ahora a las migajas que deja la ciencia–, y la propia filosofía moderna en su desarrollo académico en nuestros días ha llegado a exigirse a sí misma para su propia certeza de conocimiento –como era lógico y coherente– prácticamente los mismos requerimientos que la ciencia se exige a sí misma –cualquier filosofía moderna que de hecho no lo haga puede considerarse pseudofilosofía, que desgraciadamente abunda mucho más que la pseudociencia–. Nos preguntamos si ha sido más para salvar su puesto académico en el mundo o por una situación de intracoherencia

En este panorama recién expuesto, nos preguntamos si tiene algún sentido plantear como algo realmente útil el estudio de la filosofía de la música como se hacía antiguamente, teniendo en cuenta que existen campos tecnológicos y específicos tan múltiples y desarrollados en la ciencia de la música, la musicología, que hacen que no parezca tener sentido. ¿Son acaso sólo pseudofilósofos los que aún buscan el nicho de la filosofía de la música sólo para sus réditos personales?» [Agustín Barahona]

Véase el posible debate sobre este particular en MC&C.

LA PRESIÓN MEDIOCRE QUEMA Y EXPULSA A LA AUTENTICIDAD Y EL GENIO: PEDRO VILARROIG DEJA LA MÚSICA - enero 17, 2019 por Agustín Barahona

¡Qué terrible tristeza! En adelante la Verdadera Música Clásica estará más sola frente a los absurdos detractores de la Autenticidad y aunque espero que podremos disponer de la grabación de todos sus hermosos trabajos perdemos la posibilidad de la creación de sus obras más bellas que, como siempre, son las que están aún por crear. No tengo palabras:

_______

PEDRO VILARROIG DEJA LA MÚSICA 🙁
_______

Pedro Vilarroig:

«Encarnar como compositor es sin duda alguna, una cura de humildad pero cuando la dosis de esta medicina se vuelve excesiva, puede provocar que una persona adquiera el complejo de sentirse un ser inferior. Así que ha llegado el momento de marcharse. Estoy cansado de vejaciones, humillaciones, desaires, ninguneos y malos tratos psicológicos ya que creo merecer el mismo respeto que cualquier otro ser humano, ni más ni menos. Un dicho reza que “La vida acaba poniendo a cada cual en su sitio” y es mejor que seamos nosotros mismos por propia voluntad quienes lo ocupemos porque si es la vida quien lo hace, lo va a hacer de manera traumática. Así que desde hace mucho que llevo planeando esta retirada y hoy hago público que dejo oficialmente la música. A partir de este momento me vais a disculpar que no vaya a vuestros conciertos ni que me apunte a eventos musicales porque mi dedicación va a ser para cosas mejores y más gratificantes. Tengo algunos compromisos adquiridos que sin duda voy a atender pero una vez completados no quiero saber nada de la música. He cerrado mi página web, he presentado mi dimisión para los cargos de carácter musical que tenía en la UPM, me he dado de baja en asociaciones de compositores y abandonaré los grupos musicales de Facebook en los que estaba apuntado. Considero que haber dedicado cuarenta años a la composición no ha sido más que un error que ha conllevado una lamentable pérdida de tiempo que podía haber dedicado a otras cosas mucho mejores, así como una fuente de disgustos y vejaciones pero equivocarse es ley de vida y no podemos saber a priori si lo que vamos a hacer es un acierto o un colosal error. No pienso componer ni una semifusa porque desde mi nueva óptica lo considero una soberana estupidez, y probablemente en cosa de un año complete la operación cerrando mi canal de Youtube (ahora no puedo hacerlo porque tengo cosas para mis alumnos). De ahora en adelante me sumo a la famosa frase de Napoleón: “La música es el menos molesto de los ruidos”, matizando que estoy en total desacuerdo, ya que hay muchas músicas mil veces más molestas que el ruido. Ya no me interesa lo más mínimo el sonido artificial y prefiero el natural del viento, las olas, los pájaros, los truenos y las cascadas. En cuanto al mundillo que rodea al sonido artificial mejor ni hablamos porque me produce bulimia. No es más que un desfile de egos, envidias, hipocresía, falsedad, soberbia, engreimiento, egoísmo, compadreo, zancadillas, ingratitud, mala fe, prepotencia, falta de ética, materialismo, estupidez, tráfico de favores, ninguneo y en definitiva un mundo despiadado que más bien se parece a la selva que a una sociedad humana.
El siguiente paso que me planteo es si seguir con esta cuenta de Facebook. Dentro de nada voy a ser una persona muy poco interesante y no voy a tener nada que comunicar por lo que puede que lo mejor sea dedicarme en mi casa y a mis cosas. Así que, como diría el Terminator:
Sayo nara, baby

A menudo la Originalidad no es innovación sino… - septiembre 9, 2018 por Agustín Barahona
idea
«A menudo la originalidad no es innovación sino ignorancia en quien la juzga» [Agustín Barahona]
« old entrys
Por meses