Estadísticas diarias
  • 379467Total de lecturas:
  • 71Lecturas hoy:
  • 149Lecturas ayer:
  • 896Lecturas última semana:
  • 3446Lecturas por mes:
  • 258152Total de visitas:
  • 55Hoy:
  • 88Ayer:
  • 661La semana anterior:
  • 2325Visitantes por mes:
  • 87Visitantes por día:
  • 0Visitantes conectados:
  • 04/03/2014El contador comenzó el:
LA REALIDAD QUE PUEDE VERSE EN TODA ESTADÍSTICA DE DISTRIBUCIÓN «RELIGIOSA» - febrero 27, 2023 por Agustín Barahona

«Me resulta simpático que el CIS sea siempre tan descarado y sin vergüenza en su archiconocida cocina. Incluso en el caso que ahora traigo, la distribución de religiones en España (cuyos datos han sido extraídos presuntamente de la desastrada pregunta del Centro de Investigaciones Sociológicas: Barómetro de Enero 2023, página 19. «¿Cómo se define Ud. en materia religiosa: católico/a practicante, católico/a no practicante, creyente de otra religión, agnóstico/a, indiferente o no creyente, o ateo/a?»), donde, entre otras, se toma la libertad de diferenciar a las personas desdiosadas –es decir, aquellas sin dios alguno (a-theos)– con las no-creyentes en ningún dios para hacer así que se vean como dos grupos más pequeños que el de los creyentes en algún dios (estos últimos, según ellos mismos, el 22,1%).

En cualquier caso, los hechos interesantes que de todo esto se desprenden son:

1.- Que junto con aquellos que ni saben del tema ni les interesa (1.9%), el número de personas a las que no les interesa tampoco dios alguno en España es, según esa estadística, el 30,9% (ateos y no-creyentes, como ya expliqué); y si a esa cifra le sumamos los que en realidad no son religiosos porque se dan cuenta del esperpento y el engaño pero temen reconocerlo por diversos motivos psicosociales, como los así declarados católicos «no practicantes» (es decir, que no es que sean católicos que no ponen inyecciones, sino que a pesar de autodenominarse «católicos» no cumplen con los preceptos que la propia religión católica determina sine qua non para poder serlo, es decir, no practican realmente esa religión, aunque lo haga su familia y su entorno de presión social no les permita declararse abiertamente no-creyentes) es del 65,5%. Es decir, objetivamente, unos dos tercios de la población total.

2.- Que si sumamos los que declaran ser religiosos con los que declaran ser agnósticos –es decir, con los que también afirman que quizá puedan ser posibles cosas manifiesta, ontológica y lógicamente imposibles, y en nuestro tiempo ya sin soporte racional alguno (lo que los califica de inmediato como creyentes escondidos tras esa etiqueta y cuyo entorno de presión social no les permite declararse abiertamente creyentes)– los que aceptan la posibilidad de existencia de dioses son el 34,5%. Es decir, el tercio que nos faltaba.

3.- Que me da la impresión de que, lamentablemente, el CIS no tiene modo humano de demostrar que su estadística es honesta. Por lo que lo que hace en realidad es simplemente pedirnos una candorosa y religiosa fe en que sus datos son correctos.

4.- Que, finalmente, cualquier estadística hecha por grupos internacionales que verifican que sus encuestadores no estén sesgados por creencia o religión alguna es mucho más fidedigna, a priori incluso.

5.- Que el CIS tiene de científico lo que yo de obispo (nada, para los que no me conozcan)

6.- Que las únicas estadísticas fiables no son jamás las anónimas, sino aquellas de las que los informadores pueden responsabilizarse y, simultáneamente, aquellas que dan fe de que los informadores son todos los informadores posibles.

7.- Que por eso mucha gente en España trabaja con estadística propia de la que sí puede dar cuenta demostrativa, por lo cual se concluye que entre todos estamos pagando el CIS de un modo absolutamente absurdo, perjudicial y, además, prescindible gubernamentalmente

[Agustín Barahona]

NADA ES NADA REALMENTE. - octubre 31, 2022 por Agustín Barahona
El espinoso problema de «La Nada» para los religiosos de «El Libro»

El espinoso problema de «la Nada» para los religiosos de «El Libro».

«Uno de los problemas casi nunca tocados por los religiosos de «el libro» es el tema de «la Nada» como concepto artificial religioso consistente en la «ausencia de todo». Por muchos motivos, pero quizá un par de ellos puedan ilustrarlo mejor a nivel religioso.

Supongamos que esa nada existía antes de la creación del universo proviniente de un demiurgo: en este caso quedaría el problema de explicar cuándo creó ese mismo demiurgo esa nada previa que además no puede ser realmente «nada» porque existía él. Es necesario que la hubiera creado él u otra deidad previa, anterior a la propia existencia de esa nada –en cuyo caso ya habría dos demiurgos, no uno, pero ese problema podemos dejarlo de lado ahora aquí–. En caso de que ninguno de ambos posibles dioses la hubieran creado sería una nada increada y, por tanto, muy parecida –si no idéntica– al concepto científico-filosófico sajón de «No-thing», la no-cosa —ya explicado anteriormente en este mismo foro (ADyL, Fb)–, aunque con la pequeña diferencia, en la versión científica, de que no habría ningún dios en ella. Y si el religioso persistiera en que su dios o dioses existen habría que considerar la posibilidad de que ambos o uno de los dos hubieran surgido de esa supuesta nada ficticia, con las correspondientes consecuencias conceptuales para el pensamiento religioso.

Supongamos ahora que esa nada forma parte de la deidad demiurga y por eso no es mencionada su creación por ninguna de las versiones de «el libro». En ese caso ese demiurgo no habría creado el universo «de la nada» sino desde sí mismo, por lo que no se trataría realmente de una creación «ex-nihilo», también con todas sus consecuencias filosóficas. Incluso en el caso de que quisiera establecerse que esa nada no es ese dios demiurgo habría que concluir que esa nada limita a ese demiurgo, porque no es él, y, por lo tanto, es tan poderosa al menos como él.

Como ven, la sola idea de una existencia de una Nada como concepto religioso de ausencia de todo es un problema lógico básico generado por personas que de lógica básica tenían poco manejo, si no ninguno. Insisto, todo esto por intentar dialogar con el pensamiento religioso, porque motivos verdaderamente fundamentales dentro de la lógica para no poder aceptar la existencia de esa nada religiosa los hay por sí mismos

[Agustín Barahona}

LA IMPOSIBILIDAD LÓGICA DE QUE PUEDA EXISTIR UN SOBRENATURAL «DISEÑADOR-INTELIGENTE». - octubre 23, 2022 por Agustín Barahona

«Como dice la cabecera, la inteligencia es la capacidad de resolver problemas. Por lo tanto, no puede haber creado el universo un diseñador inteligente. Y no sólo porque nadie haya demostrado jamás que existan los imprescindibles planos-diseño en que ese supuesto diseñador inteligente habría diseñado el universo para después construirlo –como he dicho infinidad de veces desde hace decenios–, sino, fundamentalmente, porque tener que «desarrollar» la cualidad de la inteligencia requeriría a su vez ad infinitum de una previa inteligencia para crearla; y, además –y por encima de todo–, porque de haber sido necesaria una inteligencia para resolver problemas eso querría decir que el diseño y creación del universo hasta que intervino el diseñador inteligente había sido un fracaso, precisamente porque requería de un resolvedor de problemas en el diseño previo, lo que mostraría que tal ente «inteligente» ni existe ni puede existir.

Espero que con esta básica y sencilla reflexión los seguidores de la iglesia del diseñointeligentismo dejen de decir las habituales tonterías. Gracias.»

[Agustín Barahona]

« old entrys